CÓMO HABLAR BIEN EN PÚBLICO (y hablarse bien a un@ mism@ y a los demás)

¿Sabes que la manera cómo te hablas a ti mism@ impacta directamente en tu AUTOESTIMA, en cómo te relacionas con LOS DEMÁS y en los ÉXITOS o FRACASOS de aquello que te propones? Vale la pena, entonces, que le dediques unos minutos a saber cómo es tu diálogo contigo mism@:



  • “No me queda bien nada, estoy horrible”. Frases como esta impactan en tu autoestima. Así te lo dices, así te ves. De nada sirve que otros digan lo contrario. No sales de ahí y cada vez te sientes peor contigo misma.

  • “Soy tan tímida que seguro que me encuentran aburrida”. Frases como esta impactan en tu relación con los otros. No te atreves a ser tú misma y tu diálogo interno limita tus acciones con los que te rodean.

  • “He suspendido el examen. No lo voy a aprobar nunca” Frases como esta impactan en tus éxitos o fracasos futuros. Impide que busques soluciones para superar los obstáculos. Total, ya sabes que no serás capaz de conseguirlo... ¿Para qué intentarlo?


¿Qué tal, entonces, si le das la vuelta a todo esto y empiezas hablándote de otra manera y de paso, queriéndote y respetándote más? Mira cómo puedes hablarte ante las mismas situaciones de más arriba.


  • “A mí me quedan bien los colores tierra y las faldas hasta la rodilla”. Te conoces bien, te respetas y te tratas con cariño y con amor. Tu lenguaje es respetuoso contigo misma.

  • “A mí me gusta escuchar a los otros y siento que cuando hablo, también se me escucha”. Te conoces bien y tienes claro que siendo como eres aportas valor a los que te rodean. Siendo tú. Simplemente. Tu lenguaje te define, te pone en valor y te ayuda a marcar límites ante los otros.

  • “He suspendido este examen, pero aprobaré la asignatura”. Tienes claro tu objetivo final y las dificultades del camino no obstaculizan tu progreso sino lo contrario, lo mejoran y con él, tú también sales fortalecida. Tu lenguaje transmite seguridad y confianza en ti misma.


Es por esto que el diálogo interno tiene tanta importancia en cómo te ves, en cómo te relacionas y en cómo actúas. Vale la pena cuidar el lenguaje con una mism@, ¿verdad?


TÚ ERES EL NARRADOR/A DE LA HISTORIA DE TU VIDA


Un buen escritor cree en su historia. La revisa, relee, borra y vuelve a empezar tantas veces como sea necesario. Hasta quedar satisfech@ con el resultado.


Tú eres el narrador/a de la historia de tu vida. Y si no te gusta, tienes el poder de romper el papel y volverla a reescribir. Tantas veces como sea necesario. Hasta que sepas que esa es tu historia.


No intentes escribir pensando en gustar a tu lector. No es importante gustar al lector... Lo importante es que la historia de tu vida te guste a ti.




NI CON MIEDO, NI CON VIOLENCIA. COMUNÍCATE CON ASERTIVIDAD.


¿Quieres poder decir lo que piensas sin agresividad, ni con miedo? Comunícate con asertividad. Es el punto de equilibrio entre defender tus ideas con agresividad o no defenderlas en absoluto por miedo a la reacción del otro.

La persona asertiva dice lo que piensa y siente, con tranquilidad, con suave firmeza y con respeto.Es capaz de dar y recibir críticas y mostrar y recibir afecto y expresar lo que siente con respeto.


Comunicarse con asertividad reporta muchos beneficios tanto en tus relaciones profesionales, como familiares.


¿Y tú? ¿Te consideras una persona asertiva? ¿O antes de darte cuenta ya te has arrepentido de cómo lo has dicho? ¿O no te sientes capaz de decir aquello que quieres decir?

Si tu estilo de comunicación te es un problema, contacta conmigo.


3 TIPS PARA SER ASERTIV@

Ser asertiv@ te puede ayudar a evitar discusiones. Ya sabes que en ocasiones se empieza por algo sin importancia que que acaba convirtiéndose en una verdadera escalada de violencia verbal. Aquí te dejo unos tips para evitarlo. Son muy efectivos, pero ten cuidado con la entonación. No tienes que sonar fals@ o irónic@, sino tranquil@ y sincer@.


Atrévete a ponerlo en práctica y comparte tu éxito comunicativo.


1.No aceptes los SIEMPRE o NUNCA

- ¡Es que siempre llegas tarde!

- Sí. Hoy he llegado tarde, pero normalmente soy puntual.


2. Repite el mensaje para evitar la escalada de violencia verbal

- ¡Otra vez llegamos tarde por tu culpa!

- Cierto. Hoy llegamos tarde por mi culpa.

- Y seguramente no nos dejarán entrar.

- Sí. Posiblemente no nos dejarán entrar


3. Desvía la atención del mensaje para destensar el ambiente.

- ¡Otra vez llegamos tarde por tu culpa!

- Sí, es verdad. Vamos a llegar tarde. Llamo ahora mismo al restaurante para avisar.


4. Alíate con el otro.

- ¡Otra vez llegamos tarde por tu culpa!

- Cierto. ¿Qué me sugieres para poner remedio?



Cómo comunicarse de manera asertiva


Más arriba te he explicado qué es la asertividad y algunos consejos para evitar diálogos violentos. Aquí te dejo un esquema muy fácil para seguir si necesitas decirle algo que te ha afectado.


  1. Descripción objetiva de una situación vivida concreta

Ayer, en la reunión, cuando me interrumpiste y me dijiste X…

2. Concretar la emoción que yo sentí.

…me sentí muy ridícula con tu comentario.

3. Petición concreta.

Te pido que no lo hagas más


Es muy importante que lo enfoques siempre desde el YO y no desde el TÚ. Si no, el otro lo sentirá como un ataque. Pero si sigues este esquema, ¡éxito asegurado!



TIPS HABLAR EN PÚBLICO


En oratoria, el público es el importante; no, tú.


Cuando escuchas a alguien que te gusta como habla siempre es porque ha conseguido conectar contigo.

Este es uno de los grandes secretos para hablar bien en público: olvídate de ti y céntrate en el público. Con esta idea conseguirás:

Adaptar el contenido a las necesidades de quien te va a escuchar.

Elegir el registro (coloquial, estándar, formal) que mejor se adapta al público.

Estar atent@ a sus reacciones para poder cambiar tu discurso.

Conectar emociones. Importantísimo. Si no emocionas, tu discurso sonará vacío.


Tips

Si vas a hablar en público, no olvides estas tres ideas:

1. EMPIEZA y TERMINA de manera diferente: frase, anécdota, noticia, pregunta retórica… El inicio absoluto es el momento de máxima expectación. No lo dejes al azar. También es la oportunidad de captar el interés del público. Empieza diferente y comprobarás el cambio. El final es el cierre de tu intervención. Cuídalo especialmente. Es lo que recordarán de ti.

2. MIRA siempre a tu público. Cuanto más lo mires, más te escucharán, porque sentirán que realmente les estás hablando y no recitando un texto aprendido de memoria.

3. Habla de manera NATURAL. No intentes memorizar el texto y repetirlo tal cual. Es muy aburrido para el oyente y un sobreesfuerzo inútil para ti.


5 cosas que NO debes hacer al hablar en público


Todos tenemos nuestro estilo a la hora de hablar en público, pero hay cinco ideas que nadie debería hacer. Te las explico a continuación:

1. Hablar deprisa. Cuanto más nervios, más rápido hablamos y menos se nos entiende. Así que… respira y habla pronunciando mucho lo que dices.

2. Balancearse. Controlamos mirada, manos… ¿Y los pies? Si te descubres “bailando”, ¡párate! Vas a marear al público.

3. Tocarse el cabello o rascarse repetidamente. Otros de los gestos que delatan nerviosismo. Evítalos.

4. Tener un bolígrafo en la mano. No da más seguridad. Y te impide comunicarte con las manos. Deja el bolígrafo, lápiz o lo que sea en la mesa y mueve las manos. Lo harás mucho mejor.

5. No mirar al público. El miedo al público provoca que evitemos mirarlo… Pero el efecto es nefasto. ¿Cómo te sentirías tú si no te miraran cuando les hablas? Pues eso mismo… ;)


SUPERAR EL MIEDO ESCÉNICO


No quieras hacerlo perfecto. Simplemente, sé tú.


El miedo escénico a menudo esconde inseguridad y perfeccionismo. Esto indica que le das demasiada importancia a lo que pensará el público. O que no te valoras a ti misma y crees que siempre lo podrías haber hecho “un poco mejor”. Para ello, te recomiendo estas ideas que espero te puedan ayudar:

1. El público no sabe lo que vas a decir. Así que si te olvidas de algo, no pasa nada… El público NUNCA LO SABRÁ.

2. Cada uno tiene su personalidad. No intentes ser graciosa si eres una persona seria, por ejemplo. Lo que el público valorará de ti es tu AUTENTICIDAD. Así que disfruta de ser tú.

3. De lo que te hayas preparado en casa, apenas dirás un 50%. Así que deja ya de memorizar y céntrate en explicar el 50% MÁS IMPORTANTE de tu discurso.

4. No sientas el público como tu enemigo. ¿Cuántas veces has escuchado a alguien con RESPETO y ADMIRACIÓN? ¿En qué te basas para que ellos no hagan lo mismo contigo?


7 tips para superar el miedo escénico


Tener miedo escénico es muy común. Así que si tú lo tienes, no te preocupes. Como tú, la mayoría. Eso sí. Poco a poco hay que procurar que la experiencia sea más placentera para ti. Para que esto ocurra, pon en práctica estos tips. Espero que te funcionen.


1. Preparación previa. No hay más secreto que práctica, práctica, práctica… para que parezca espontáneo… ¿Un truco? Grábate con el móvil. Primero solo voz. Y luego, imagen. A través de tu autocrítica mejorarás.


2. Ve al sitio donde hablarás. Te dará mucha seguridad. Imagínate que todo el mundo ya está ahí. Comprueba la sala, el audio, si puedes moverte por ella…


3. Visualiza en positivo. Tanto si ya sabes el espacio donde vas a hablar, como si no, funciona muy bien imaginarse que ya estás hablando ante el público y que lo haces genial. Imagínate los aplausos y ánclalo para cuando lo necesites.


4. Evita repasar en los momentos previos. No, por favor. Ni se te ocurra. Si ya te lo has preparado, te acordarás. Y si no, pues improvisa. Pero estar segundos antes mirando papeles, solo bloquea la memoria y la creatividad.


5. Respira profundamente. Cuando uno está nervioso, se acelera la respiración. Es por ello tan importante que ya antes, fuerces respiraciones profundas y largas. Te ayudará.

6. Inicio: memorizadísimo. El punto 0 de todo orador es el momento entre que se mira al público y que se empieza a hablar. Para mucha gente, es el momento del bloqueo y del olvido. Memoriza el texto. No todo, solo el inicio. Para asegurarte una buena salida. Y no te preocupes, el resto llega solo.


7. Sonreír. Aunque estés muy nervios@, tú sonríe. Verás como habrá gente que también lo hará y esto te infundirá tranquilidad.


No tengas miedo de que no salga como lo has preparado. Nunca sale.

48 visualizaciones0 comentarios