top of page
  • Foto del escritorBeth Rosell

¿Cómo he llegado al mundo del coaching?

Te recomiendo que mientras leas este artículo

te pongas los cascos

y escuches esta canción de Queen

que nos impulsa a ir más allá de nuestros límites

 

El coaching entró en mi vida de repente y sin previo aviso. A partir de una pregunta poderosa. La fuerza de aquella pregunta impactó tanto en mí, que provocó un giro sorprendente en mi vida. Al expresarle, a quien me la había hecho, mi sorpresa y admiración sobre su potencia, se echó a reír y me dijo: -¡Amiga, esto es el coaching!-. Al escucharlo, sentí que algo imparable cristalizaba en mí: el coaching había entrado en mi vida como un vendaval, con una fuerza irresistible que me llevó a cotas de autoconocimiento y empoderamiento jamás conseguidas hasta ese día.

Una vez emprendí el camino, ya no hubo marcha atrás. Empecé mi formación oficial en la Escuela Europea de Coaching y me acredité en la International Coaching Federation. Y uní mi maestría como experta en comunicación, en gestión de la educación, en liderazgo y gestión de equipos; mi experiencia como docente, coordinadora y tutora y lo puse todo al servicio del coaching.


Y así fue como las piezas aparentemente dispersas de mi puzzle profesional se conectaron con lógica y naturalidad y llegué a ser la coach que estoy siendo ahora.


Y en la actualidad, mi misión es la de poner al servicio de los jóvenes y adolescentes lo que el coaching me ha regalado: la potencia de confiar en mí hasta conseguir ser lo que quiero ser.


Como dice la canción, don’t stop me now: una vez emprendido el camino solo se va hacia delante. Hacia tu objetivo: ser lo que decidas ser. El coaching es así de simple y así de poderoso.


Y yo quiero para ti, lector/a que me estás leyendo, que tú también confíes en mí, para que consigas el cambio que estás buscando. ¿Cuándo empezamos?


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page